Vera Tyuleneva habla sobre “Mujeres 21”

Las mujeres y el tiempo

Lo que más asusta en la mujer del siglo XXI, es que se torna cada día más imprevisible. Ayer la mamá le enseñaba a bordar y la disfrazaba de Barbie y hoy ella dirige una obra de construcción. O una película. O es dueña de un club nocturno (sólo para mujeres). O, peor aún, se volvió artista visual.

Los clichés tradicionales respecto a la mujer y su rol en la sociedad aún perduran, pero hace tiempo han perdido su carácter generalizado. El vasto territorio de la cocina, antaño reino casi exclusivamente femenino, está siendo invadido por los hábiles chefs del sexo opuesto, algunos de ellos incluso escriben libros y enseñan en universidades. Las mujeres, parece, no oponen mucha resistencia al proceso: que la pases bien, amorcito, no te quemes los deditos, me voy a la reunión del directorio. La crianza de los hijos recae cada vez más sobre Baby Einstein, los Simpson y Bob Esponja, quienes aún no dominan del todo el oficio, pero lo están aprendiendo con muchas ganas. Los gadgets domésticos completan el nuevo idilio hogareño.

Los tiempos cambian. Pero ¿qué hacer con toda la carga histórica de símbolos, connotaciones, cultos y prejuicios acumulados a lo largo de siglos alrededor del ícono de la mujer? Aquí es donde entran en el escenario las aguerridas artistas contemporáneas. Desarman, átomo por átomo, concepto por concepto, el voluptuoso monumento a la mujer, edificado en las épocas pasadas, y de sus elementos reciclables construyen nuevas figuras.

Cada una de las integrantes del proyecto colectivo “Mujeres SIGLO XXI” toma como punto de partida un tema o una idea que lleva el sello de feminidad: para Mabel Allain es el poder telúrico de la naturaleza; para Tineke van Veen, la fragilidad; para Carla Pando, la imagen de la mujer como medio publicitario; para Rossana López-Guerra, el hogar y su pérdida; para Amira Prada, la inocencia lúdica; para Laura Delgado, el misterio de la maternidad; para Susana Torres, la obsesión por las apariencias; para Lucía Reátegui, su propio cuerpo como fuente de metáforas; para Claudia Coca, el venerado ícono de una santa popular; para Valerie Velasco, la oposición entre el espíritu y la carne.

La mujer artista del siglo XXI es una feliz combinación de musa y creadora. A los caballeros les está reservado el respetable papel de público.

Vera Tyuleneva*

*Nació en San Petersburgo, Rusia, y vive en el Cusco desde el año 1999. Es Licenciada en historia e historia de arte,Magister en antropología, Doctora en historia. Es Presidenta dela Asociación Cultural “Charlie Quispe & Co”, y Coordinadora del Festival VideoBabel. Asimismo, es Miembro del Instituto Americano de Arte del Cusco y Docente de la Universidad San Ignacio de Loyola, Extensión Cusco. Trabaja en el Cusco como curadora y gestora cultural durante los últimos 11 años.

Mujeres 21